La "música" de mi vecino

La música de los vecinos que dan con la sala no me gusta. En cuanto la ponen enchufo los auriculares. Pero yo entiendo que es música. Entiendo que ellos la ponen porque, por algún motivo, les apetece oírla.

La "música" del vecino que da con mi cuarto, no tengo muy claro lo que es. Si tuviera una máquina para clasificar música y metiera una muestra, la máquina me respondería: "Objeto no identificado. Inténtelo de nuevo". Y, si siguiera intentándolo, a lo máximo que aspiraría sería a esto: "Sonido ambiente de un atasco. No es música. Inténtelo de nuevo".

El arte nos hace pensar y cuestionarnos cosas y ver el mundo desde otro punto de vista, por eso estoy convencida de que la "música" que escucha mi vecino, aunque no sea música, tiene que ser algún tipo de representación artística. La escucho y se me llena la cabeza de preguntas: ¿Por qué? ¡Oh! ¿Por qué? ¿Qué lleva a alguien a compartir este horror con el prójimo? ¿No existe esperanza para la humanidad? ¿Quién graba estas cosas? ¿Es legal vender este veneno? ¿Escuchar esto me quitará años de vida?

Es absolutamente imposible que alguien ponga esta "música" por el placer de oírla. Es más, me dan ganas de dejarle una nota por debajo de la puerta a sus padres: "Si ven que su hijo escucha esta música con auriculares, llévenlo a un especialista porque lo siguiente es encontrarlo con la cabeza metida en el horno". Esta "música" tiene que escucharse en alto y sin auriculares porque fue concebida única y exclusivamente para molestar. Eso no me lo quita nadie.


Comentarios

  1. jajajaja, cómo puden tardar tanto en poñer un boh?!! En realidade quería poñer un "Me gusta", pero a cabra tira ó monte.

    De racista musical a racista musical ( en principio iba a poñer "de racista musical a racista", non te queixes :)), estou de acordo contigo, habería que prohibir certas emisións sonoras en público, viva a censura si a modero eu!

    Seamos sinceros, a música dice moito das personas, por eso eu evito andar por aí decindo o que me gusta, e asímismo evito preguntar cando prefiro non saber..

    Prefiro camuflarme. Unha vez unha chavala de punta en blanco, alcoholizada, graciosísima eso sí, que acababa de caerse pola parte de detrás de un sofá despois de levar mínimo hora e media berreando "pero escuchaaaaaaarme...por favoooooorrrr", preguntoume: "a dónde quereis ir? qué música te gusta? reggeaton? dance? techno? salsa?" Creo que respondín "Sí", e en 80 decibelios menos "Rock clásico", nin se me pasou pola mente decirlle: " Jazz", non era o momento, seguro que alguén me miraría raro..

    Racista musical? eu?...é que..a ver, a certas cousas non se lle pode otorgar a categoría de música! Vale, sí, son unha racista musical.

    PD: aqui pon que demostre que non son un robot, deberían añadir máis preguntas como: "llamas a tu madre con frecuencia, te emocionas, a veces lo dudas, etc.."

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdísimo. Los gustos personales no son criterio para hacer un juicio crítico objetivo acerca de la calidad musical por ello me uno a la comunidad de personas que en todo el mundo tiene un vecino que molesta con su música de dudosa calidad. Considero que a mi vecino le gusta la música para la cual está capacitado para escuchar en cuanto a la educación artística que tenga (si es que tiene). Sé que cada persona es libre de escuchar lo que se le pegue la gana pero en su ámbito y circunscripción personal en su casa. No es justififable que con altos decibeles haga el vecino que molesta queblos demás tengamos que oir por fuerza. Lo mismo me lo aplico a mí, yo nunca lo he hecho ni lo haré aunque eligiera reproducir música de alta calidad digamos música de grandes maestros de la música: Mozart, Vivaldi, Bach ( mi favorito). Así es tengo que soportar pues este tipo de vecinos molestos se creen con el derecho de hacerlo, pero cuidado si tú te atreves, no quiero ni pensar en su reacción si le subo a todo mi volumen con algo de jazz ligero, un poco de blues y para variar algo de instrumental (imaginen el tipo de música que mi vecino reproduce) :)) yo creo que se infartarían y vendrían a tocar a mi puerta y me dirían bàjele a su infernal música. Pero encuentro en la internet que el problema es mundial. Oir música a volumen razonablemente moderado respetando no invadir espacios ajenos ni entorpeciendo la tranquilidad de los hogares, entonces que cada quien oiga lo que quiera o como dije lo que su conciencia musical le permita. Cómo me gustaría ser rico para darme el lujo de vivir en un lugar en el que los vecinos más cercanos estuvieran muy alejados y así permaneciera por siempre POR EL BIEN DE TODOS pero tengo que aguantarme porque no soy rico y he de vivir pared con pared. Siempre he creído que uno se comporta en todo según la formación y valores que se tienen, así que cada quien se comporta a la altura de sus posibilidades, uno de mis principios de vida es: no hacer lo que no me agradaría que me hicieran a mí.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares