Maletas molonas, no

A ver, a mí lo de las maletas molonas no me acaba de convencer. Una buena maleta tiene que ser:
-Fuerte para resistir los golpes. Porque golpes los va a recibir seguro, ya sea cuando el busero la incruste amablemente en el maletero o el personal del aeropuerto la lance en la cinta mecánica o cuando se caiga del carrito camino del avión o en el metro escaleras abajo.

-Impermeable. No tiene por qué ser de esas maletas duras, puede ser de tela pero que no deje pasar el agua dentro. Quien dice agua dice cualquier otro tipo de líquido. Yo vi una vez pasar en una cinta una serie de latas que se habrían caído de una mochila (no, no viajaban solas, que no llevaban pegatina). Iban cerradas, pero lo último que quieres es que se te filtre en la maleta el escabeche de unos mejillones.

-Ligera. Lo del peso no todo el mundo lo mira, pero teniendo en cuenta que cada vez limitan más los kilos que puedes llevar en un avión, no interesa que la mitad de esos kilos sean de maleta. ¡Cuanto menos pese tu maleta más latas de mejillones puedes meter!

-Transportable. Las maletas y bolsas con estilo antiguo pueden ser muy bonitas. Pero también lo son los baúles y no te gustaría pasear uno a pulso por medio mundo. Las ruedas son uno de los mejores inventos en el mundo viajero, junto a las básculas de bolsillo para maletas, claro. Pero no sólo es importante el tema de las ruedas, las maletas no son como los Daleks, no se elevan solas para subir escaleras, así que o consigues una ruta sin escaleras o te aseguras de que tenga bien situadas las asas y no pese un mundo. Otra cosa, si te cuesta levantar tu maleta "de mano" por encima de tu cabeza para meterla en el compartimento del avión lo que estás haciendo es ganar muchos puntos para que te la manden al maletero. O practicas en casa el levantamiento de maleta o la llenas algo menos.

-Con el tamaño apropiado. Esto es importante. Las maletas grandes están muy bien porque te caben muchas cosas, pero... si viajas normalmente en avión ¿para qué quieres una maleta en la que te quepan 40 kilos si sólo puedes llevar 15/20? Y otra cosa que suele dar problemas: las maletas para el equipaje de mano. El tamaño tiene que ser exacto, no a ojo, primero, porque te las miden antes de entrar, y segundo, porque no caben. Es más, la gente se emociona con las maletas de equipaje de mano, pero dentro del avión no hay sitio para que cada persona meta una de esas maletas, así que si cuando llegas a tu asiento ya no hay sitio, te la mandan al maletero. La solución: la mochila de toda la vida, es más pequeña pero la puedes espachurrar debajo del asiento de delante.

Pero molona no. Una maleta molona está pidiendo a gritos ser robada. Tú ves una maleta molona, el señor ladrón ve una maleta apetitosa que promete llevar cosas aún más apetitosas dentro. Una ventaja sí que tiene, claro, y es que es más fácil de distinguir y si estás sentado en el autobús esperando a que salga y ves que del maletero sale alguien con una maleta molona de R2D2 pues ya sabes seguro seguro que es la tuya. Y te quedas más tranquilo ¿no?

Añoro los tiempos en los que podías viajar en avión con tu mochila y tu bolsa del super, sin tener que escoger una de las dos. Ésta se fue a Italia con su pegatina y todo.

Comentarios

Entradas populares