Feliz Alsa 2012

Este año decidí empezarlo con un viaje en Alsa, para valorar más lo que venga después. Si alguien quiere vivir la auténtica experiencia Alsa, que sepa que la mejor opción es un viaje nocturno atravesando España. Yo esta vez atravesé sólo media, y además tuve suerte porque me tocó un autobús medianamente decente, no era un supra, pero tampoco un infra.

Durante la primera parte del viaje no pude dormir mucho porque el primer conductor que llevamos no me suele dar mucha seguridad. Esta vez no ayudó que antes de salir de la estación hiciera un amago de llevarse una farola. Tampoco ayudó su mensaje de despedida: "Señores pasajeros, en breve cambiarán de conductor. Por uno más delgadito". Bien.

Y para este primer viaje del año, unieron sus fuerzas dos de los personajes que no pueden faltar en un bus nocturno: el señor que parece un psicópata y la señora que habla alto por el móvil. Cuando me di cuenta estaban hablando sobre la percepción, la memoria y la eternidad, los coptos, Bob Dylan y los celtas. Y esto fue solo en un par de minutos que estuvimos parados. Yo creo que esto acaba en boda.

Feliz año 2012, a los pasajeros que no reclinan el asiento por no incrustártelo en la cara y a los buseros majos del Alsa que tienen humor  y educación hasta en un bus nocturno.


FOTO: Mi Alsa del 31 de diciembre de 2010. Va disfrazado de Autos Suárez para despistar. A las uvas llegué justita, por eso de que eran las 18:17 y estábamos parados en el medio de ninguna parte sin prisa aparente. Qué recuerdos...


Comentarios

Entradas populares