¿Su nombre, por favor?

 [Conversación telefónica con un servicio de atención al cliente]
-¿Su nombre, por favor? Para dirigirme a usted.
-[Nombre compuesto].
-¿Le puedo llamar [medio nombre]?


A: Sí, claro. Como si me llamas Princesa Consuela Banana Hammock, yo lo que quiero es que me soluciones el problema con la página de Google My Business.

B: ¿Y tú cómo te llamas? ¿Marta? Muy bien, Marta... ¿te puedo llamar Vanessa?

C: Hiciste ahí una apuesta arriesgada al 50% del nombre y perdiste. Con lo fácil que hubiera sido acertar CUANDO TE DI EL NOMBRE ENTERO. EL 100%. LA RESPUESTA A TU PREGUNTA.

D: Poder puedes, pero no suelo responder. Aquí por el contexto voy a asumir que estás hablando solo conmigo, así que a lo mejor funciona.

E: ¡Oh, gracias! En realidad prefiero que me llames por la mitad de mi nombre pero cuando me preguntaste cómo me llamaba te di el nombre entero porque... porque... no sé. No se me ocurre por qué te voy a dar un nombre si quiero que me llames por otro.

F: Sí puedes, pero después tendré que matarte. Jajajaja, no, es broma. Un poco. No sé. ¿Tu oficina está en Madrid? ¿Calle?

G: En mis más de 30 años de vida nunca se me había ocurrido que puedo dividir mi nombre en partes y usarlas para presentarme a la gente, por eso siempre me veía obligada a presentarme usando mi nombre entero. Mi vida acaba de dar un vuelco.

H: Que no vayas a hacer el esfuerzo de decir mi nombre entero en una conversación de tres minutos hace que me plantee cuánta energía tienes pensado emplear en resolver mi problema.

I: Me volví a España porque aquí la gente podía pronunciar mi nombre entero sin sudar frío. ¿Te importa si dejamos la llamada para otro momento? Tengo que hacer las maletas y comprobar una cosa con el pasaporte.

J: Mi familia y mis amigos me llaman por el nombre que te acabo de dar, pero si quieres que tengamos un nombre especial solo entre nosotras, adelante. También me puedes llamar pichurri si eso va a hacer que me soluciones el problema más rápido.

K: No, solo respondo a mi nombre completo o a Belcebú.

L: ¿PARA QUÉ PREGUNTAS?

En serio, esa gente que te pregunta el nombre "para dirigirse a ti" (que no es que lo necesite para contrastar con nada) y luego te llama algo parecido, ¿para qué pregunta? ¿Me va a hacer a mí más agradable la conversación que alguien me esté llamando un nombre que no es el mío? Mejor directamente no me preguntes y escoge un nombre al empezar, que así nos ahorramos el paripé. "Buenos días, soy Marta y hoy usted va a ser Lord Vader. ¿En qué puedo ayudarle, Lord Vader?"



Comentarios

Entradas populares