Me derrito

Llevo varios días sola en Madrid con un calor del demonio y hasta yo misma noto que empiezo a desbarrar:

"Esto es como vivir en una sopa. Como un Snorkel pero en vez de debajo del mar, en una sopa. Y ni siquiera es un caldo rico casero. No, es una sopa simple de pollo. Y de sobre."

"Cuando llegue [mi hermano] el lunes ya me habré muerto del calor. Y con esta temperatura me pudriré y mucho, claro. Va a oler fatal esto. Fatal. Pobre [hermano]. Voy a abrir aún más las ventanas."

"No vuelvo a traer empanada en verano. Ni comida. En la nevera sabe a frío y fuera de la nevera con el calor se chuchurría. Es que esta ciudad no está hecha para apreciar la comida (o la vida) en verano. Está hecha para las necesidades básicas y va justita. Sí, puedes comer, pero cosas con sabores que no sean de nevera no. Eso es ya una extravagancia."

"Me quedé frita en la cama al llegar del trabajo* y al levantarme me quedó el pelo como si fuera una de las Supremes. Pero claro, con este calor... ¿cómo sé si me quedé dormida o me desmayé?"

"El chocolate en la nevera pierde sabor, pero fuera... No es que esté derretido del todo. Pringar, no pringa. Pero cuando lo partes no hace 'clack', simplemente se sigue doblando lentamente hasta que se convierte en dos trozos independientes, pero no hace 'clack'. Si esto fuera un programa de cocina y esta tableta fuera mi plato, aunque siga sabiendo a chocolate negro, me llevaría un cero en presentación. El chocolate tiene que hacer 'clack' al partirse. Eso lo sabe todo el mundo."

"Con este calor es imposible vivir. Claro, que a lo mejor ya me morí del calor y hasta que llegue [mi hermano] no me daré cuenta. Hasta que él venga y yo le salude y él no me conteste porque no habla con fantasmas. Toca esperar."

"Este calor es como estar pegado en el tiempo, es imposible que la vida siga pasando con este calor. Porque yo veo el móvil y veo que las horas pasan pero supongo que es porque va por satélite y el satélite está arriba y no aquí abajo atrapado en la sopa de calor sin poder tirar hacia delante. Ay no, espera, que el reloj de pulsera también va."

¡[Hermano], ven pronto!


*Después de 50 minutos andando bajo el sol, porque me pareció más atractiva la idea que meterme apelotonada en el bus o en el metro. En Madrid, el transporte público te invita a pasear, sobre todo en verano con lo bien que huele.


¿36 grados? Hulk SMASH!

Comentarios

Entradas populares