¡Funciona!

Hoy por fin conseguí darle uso a una de mis posesiones más inútiles: mi Carné Joven para mayores de 26 y menores de 30. Las veces que intenté usarlo en Renfe me dijeron que sólo valía el de menores de 26, así que hasta el día de hoy creía que el carné servía sólo para que no nos sintiéramos tan mal al dejar de ser oficialmente jóvenes.

Pero funciona. La semana pasada se me hizo eterna y para hacerla un poco menos horrible decidí aprovechar la hora de comer del miércoles para hacerme un regalo en La Casa del Libro. Porque yo lo valgo. Cuando iba  a pagar le entregué al dependiente la tarjeta de crédito y el carné de identidad. Él se quedó mirando el DNI un rato y me preguntó: "¿Tienes el Carné Joven?" Obviamente me lo preguntaba para hacerme el descuento, pero yo estaba tan cansada que pensé que estaba comprobando mi identidad y estuve a punto de responderle: "¿¿El Joven?? ¿Pero... no tendrá más validez el normal?" Lo que hace el cansancio...



Cara A del Carné Joven. (Esta imagen pixeladita es la que encontré en la página de la Xunta, las imágenes con resolución buena no sé dónde las guardan.)

 

Cara B del Carné Joven, donde se ve que, sospechosamente, la URL es euro26.org y no euro30.org (aunque el dominio euro30 lo tienen comprado, algo es algo). Vamos, que de los 26 a los 30 te lo dejan tener (y pagar), pero es más para que te sientas bien contigo mismo (y lo pagues) que para que tengas descuentos.

NOTA: Esta entrada lleva en borrador desde hace ya un tiempo (ejem, digamos que el Carné Joven ya no me funciona de ninguna de las maneras) pero al final voy a publicarla antes de sacarme la Tarjeta Dorada de Renfe, aunque sólo sea para recordaros a los que estáis de compras navideñas... ¡usad los descuentos!

Comentarios

  1. Yo aún ando colgada de una mochila que pone Euro < 26, así que puedo decir con orgullo que amorticé bien el dinero invertido en esos carnés :D

    ResponderEliminar
  2. Mi equivalente a esta historia es con el ITIC, que es como el ISIC pero para profesores. Después de 3 años muriendo de risa en mi cartera, hace poco he descubierto que en Vilnius lo aceptan en todos lados. Voy a ponerme morada a descuentos (antes de que se den cuenta de que está caducado).

    ResponderEliminar
  3. Yo, como no tengo carné de profe, a Italia me llevé el contrato. Ya me veis a mí, con los papeles todos grapados, explicándole al de la taquilla, que sí que era una "Art teacher" para entrar de gratis a las tumbas Mediceas xD

    ResponderEliminar
  4. Yo el Carné Joven para menores de 26 lo usé mucho, el de menores de 30 no tanto como hubiera querido... :(

    Cuando estuve en el curso de verano en Grecia no sé si usaba el Joven o el ISIC, pero el caso es que nos hacían descuentos en casi todas partes por ser de la UE y a los de los países balcánicos que también tenían o ISIC o carné de estudiante no... ¡Que eran vecinos, hombre!

    A los carnés universitarios también les di bastante uso, ¡hasta hace poco estuve usando el del Máster que hice en 2009-2010! Para el cine y museos, sobre todo. Ahora está caducado, lo sigo llevando en el bolso pero creo que no tengo valor.

    @Emma, eso me recuerda a cuando mi prima inglesa (antes de tener DNI) llevaba una fotocopia compulsada del pasaporte para demostrar en los pubs en España que tenía más de 16 años. Todo el mundo enseñando un carné y ella desdoblando un folio y explicando a los porteros XD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares