Noche en Barajas

La semana pasada estuve en Gatwick y tienen un invento que yo creo que puede funcionar: sillas ANTES del control de seguridad. Yo entiendo que hay que ahorrar y no estamos para gastar en tonterías, pero si tanto importa la imagen que se da al extranjero podíamos invertir en unas sillas para Barajas para que lo primero que vean al llegar a un aeropuerto en el medio de la noche no sea esto:


Sí, es una foto mala de gente tirada en el suelo delante de los mostradores de Ryanair. Yo esto ya lo había visto antes, pero lo que no había visto hasta ahora es esto: un chico sentado en una manta, descalzo y tocando la guitarra rodeado de sus maletas. (Está arriba hacia la derecha, aunque no se vea muy bien ¡lo juro!)

Las noches en Barajas son raras. Llegas en uno de los últimos metros (porque en el de la mañana no te da tiempo) y recorres pasillos y pasillos a oscuras en los que sólo te cruzas con gente de la limpieza. Da la sensación de que está cerrado y te colaste por algún sitio. Y al llegar a los mostradores de facturación lo que ves es eso, gente tirada en el suelo pero de todas las maneras posibles. Habría que hacer un estudio. Los hay sentados/semiacostados (esta soy yo), los que se tumban en la cinta de las maletas, los profesionales que vienen con saco (o manta y guitarra, como el amigo) y los que más me fascinan: los que están espatarrados en el suelo, sin cojín ni nada, como si les acabaran de abatir de un tiro.

Esta es mi experiencia en la zona de Ryanair, a lo mejor en las aerolíneas que no sean de bajo coste hay sillones acolchados y personal del aeropuerto, pero creo que me voy a quedar sin saberlo. Una cosa que sí me gusta de Barajas es que, aunque parece que está eternamente bajo mínimos, por lo menos no tiene gente circulando con metralletas en el medio de la noche, como en los aeropuertos ingleses. Se duerme más tranquilo así.

Comentarios

Entradas populares