Las escaleras del metro

El otro día en el metro vi cómo se le caía el alma a los pies a una madre con carrito al ver las escaleras no-automáticas y el no-ascensor de salida. La ayudé a subir el carrito y con lo que pesaba tendría que haber sido Hulka para subirlo ella sola.

Y esto me hizo pensar... Siempre se leen noticias de lo preocupante que es que cada vez haya menos niños, pero... ¿y si en realidad hay niños pero no los vemos porque no los pueden sacar de casa? O peor... ¿y si están todos encerrados en el metro con un montón de lisiados sin poder salir?

Metro de Madrid tiene dos opciones: organizar excursiones de rescate o poner accesos para todos. Por su parte, las madres con carrito también tienen dos opciones: ponerse muy muy cachas o no usar el metro. Todo bajo control.

Comentarios

  1. Lo de los niños encerrados en el metro me ha recordado un cuento de Cortázar:
    http://www.metrodelegados.com.ar/spip.php?article318
    El layout de la página es un poco epilépsico-unfriendly, mejor cópialo en word para leerlo con más comodidad :)

    ResponderEliminar
  2. Lo acabo de leer, creo que no volveré a ver a mis compañeros de vagón de la misma manera, qué grima! Yo la verdad es que en el metro me lo paso pipa viendo a la gente y me creería cualquier cosa que pueda pasar ahí abajo... o_O

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares