Cosas de faldas

Me encantan las faldas, pero yo a ellas no les gusto. Empecé a darme cuenta hace unos 15 años cuando un día de viento mi madre tuvo que ayudarme a controlar mi falda estilo hippy que se me había subido prácticamente hasta la cabeza. Pero hoy fue la señal definitiva: mientras caminaba hacia el trabajo, mi falda decidió escaparse... cuado la cogí iba camino de las rodillas. Por favor, un minuto de silencio por mi dignidad.

La mayoría de la gente piensa que Bridget Jones es una comedia, pero nada más lejos. Es una tragedia, la tragedia de miles de mujeres que saben que la única verdad inmutable en este mundo es: el ridículo de hoy será fácilmente superable por el ridículo de mañana.

Lo mejor: las conversaciones con señoras desconocidas a las ocho de la mañana después de que se te caiga la falda en la calle.  

Señora: Casi pierdes la falda, ¿eh?
M: Sí, un segundo más y me llega a los tobillos.
Señora: Pues no es tan difícil, cuando era joven a una amiga mía se le cayó al suelo.

Comentarios

Entradas populares