Ginkana

Hoy en Alcampo organizaron una ginkana. En la zona de los embutidos montaron un puesto con una chica que regalaba comida (¿salchichas?) pinchada en palillos. La prueba consistía en aceptar la ofrenda y conseguir deshacerse del palillo de la forma más cívica posible. Yo intenté hacer trampa y pregunté al oráculo, es decir, la chica que repartía ¿salchichas? Su sabiduría me dejó sin palabras: "Si encuentras una papelera... bien. Si no... al suelo". Pero eso era para cobardes y, como todo el mundo sabe, sólo los valientes aceptan comida sin identificar de manos de desconocidos. Así que hice media compra con un palillo en la mano hasta que encontré la papelera. En la zona de los yogures. La verdad es que tuvo mérito encontrarla, yo esperaba que sonase una música y alguien me recibiera con un ramo de flores, pero nada. Qué sosos.

Comentarios

  1. Pues muy mal! En los contratos que firman las promotoras para realizar esos maravillosos trabajos de 5 euros la hora, pone que los "deshechos" de la comida que regalas tienes que recogerlos tú! o tener una "bazura" al lado especialmente dedicada a eso. Te lo dice una experta en bombones nestlé que gastó los últimos minutos de una de sus horas de trabajo en recorrer todo el Carrefour recogiendo papelitos :)

    ResponderEliminar
  2. Ya me parecía a mí que no hacía falta un Máster en planificación de eventos para prever lo de la papelera, pero es que si encima me dices que se lo pasan por escrito... :S
    Además, es algo que se saltan religiosamente porque tengo el recuerdo de haber hecho la compra con una servilleta que me dieron con un trozo de pizza y el recuerdo aún más vago de no haber aceptado algo (¿un yogur?) porque no quería cargar con el envoltorio. Conclusión: tengo que dejar de aceptar comida de desconocidos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares