Mi futuro

El otro día en el metro me pareció que la señora de enfrente tenía cara de monja. Después pensé que su nieto también y me hizo gracia. Lo malo de tener estos pensamientos es que probablemente acabe en el infierno. Lo bueno es que creo que al llegar me van dar un puesto importante!

Comentarios

  1. Yo tengo plaza preferente reservada. Nos veremos allí abajo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares