Comodidad

Hoy me senté en una silla tan incómoda que nada más sentarme me saltó una alarma en la cabeza "¿Esto es una silla?". A lo que mi mente se autocontestó: "Mmm, no, estás sentada en el palo de un gallinero en el servicio de atención al cliente del metro... pues claro que es una silla!". Pero la duda la tuve. Supongo que al igual que yo dudé de su calidad de silla ella pondría en duda la calidad de mi culo. Es todo cuestión de perspectiva.

Comentarios

Entradas populares