Cliché

El otro día al volver a casa me encontré con un intento de macetazo. Y digo un intento porque sólo había una maceta destrozada... ni cadáver al lado, ni silueta marcada con tiza ni nada. La verdad es que siempre hace ilusión que te hagan sentir como un extra en una película mala, por lo menos al principio: el resto del camino me lo pasé atenta por si resbalaba con una piel de plátano o me caía un piano de cola de una grúa.

Lo mejor: el movimiento de cortinas en el tercer piso del edificio del que cayó la maceta, no sé si en plan "yo no quería matar a nadie" o "yo no estaba marujeando".

Lo peor: lo aburrida que tiene que estar una para sacar fotos a macetas. Si por lo menos fuera la maceta en pleno vuelo...

Comentarios

Entradas populares