Asunto: "¿Por qué todo me sale mal?"

[Esta es una versión resumida de un email que escribí a una amiga hace exactamente 3 años. Hoy estaba en plan nostálgico buscando una foto y encontré ésta de mi "catástrofe". Lo pongo aquí porque es un ejemplo muy claro de "cosas que no". Cuando está de no, es que no.] 

¿Qué tal? Yo estoy un poco de mala leche, como se podrá deducir del asunto de mi mensaje. 13 de julio y sigo aquí en Londres, pudriéndome sin dinero y sin trabajo (y llueve). Así que decidí relajarme haciendo punto (a las abuelas les funciona) y llevo tres días tejiendo un chal espantoso que nunca voy a llevar pero que es fácil y "rápido" de hacer.

Pues esta noche estaba en mi cama a punto de acabar el chal, ya sintiéndome realizada por haber hecho algo útil con mi tiempo, cuando de repente se abre la puerta de mi habitación y alguien empieza a adentrarse en mi territorio. Y, aunque no hubiera llegado muy lejos porque el suelo está lleno de apuntes y bolsas de lanas, me asusté y pegué un salto de la cama y salí volando hacia la puerta, que ya se estaba cerrando, gritando algo entre "HEY!" y "Excuse ME???". La abro y veo un señor indio en camisón todo sonriente que me dice "Sorry, sorry". Así que deduzco que es el padre de mi compañera de piso que se confundió de puerta y no un ladrón muy educado (o intimidado por mi "HEY!").

Lo gracioso del caso es que cuando vuelvo a la cama veo que el chal que llevaba tres días haciendo se había ido a la mierda. AGHHHHHHHHHHHH! Está deshecho y no sé cómo deshacer filas y poner los puntos en las agujas otra vez. Conclusión, tres días tirados a la basura. Creo que me voy a centrar en la lectura, aunque a lo mejor llego al final del libro de 350 páginas que estoy leyendo y faltan las dos últimas.

Ya sé que suena muy estúpido desde fuera, pero me parece una metáfora del año asqueroso éste que ya se podía ir acabando... Trabajo como una burra todo el año soñando con unas merecidas vacaciones en casa y cuando llega el verano resulta que por las entrevistas de trabajo me tengo que quedar aquí hasta finales de julio. Tan cerquita que estaba de acabar todo. Por eso estoy tan cansada, porque en mi cabeza yo ya tenía que estar en casa y no aquí, más sóla que la una y paseando bajo la lluvia. Y si estuviera en mi casa mi madre me arreglaba el chal. Ahí queda eso.


[Conclusión nº1: dentro de tres años te reirás de tus días asquerosos. Conclusión nº2: lo del indio era una señal para que no perdiera mi tiempo en algo tan feo. En realidad, lo único que quería era estrenar mis agujas tamaño estaca. Conclusión nº 3: vivan las madres que arreglan catástrofes.]

Comentarios

Entradas populares